13 abril 2009

LA FALSA IDEA DEL ANONIMATO


La ilusión del espacio privado se deshace ante la identificación de un IP. Expertos quienes son capaces de realizar un seguimiento de los mensajes publicados por una persona en los distintos sitios te pueden decir que todo mensaje, publicación o correo electrónico es rastreable hasta su punto de origen; aun con el uso de proxys. En realidad todo usuario es 'transparente' en especial en el uso de un blog.
La psiquis se revela tarde o temprano. No es posible mantener por mucho tiempo una identidad falsa. Siempre salen los patrones de expresión, frases únicas, elementos que se van uniendo y revelando al verdadero autor.

Mientras el mundo físico continúa su carrera ascendente en términos de control, Internet comienza a parecerse cada vez más al
Panóptico de Bentham, especialmente tras el comienzo de la lucha antiterrorista. Los temores de centralización del poder que habían inundado las páginas referidas a la Red parecen comenzar a tener bases ciertas.

Los cibernautas aparentemente a resguardo de la violencia en sus hogares, ingenuamente convencidos de estar a salvo de la identificación con la Red, son presas fáciles sin embargo, no sólo de las autoridades sino también de los anónimos.

Por otro lado y hablando en concreto de la ahora llamada 'blogosfera', aquellos que ingenuamente entran en este mundo usando su nombre real y más aun foto, encuentran lamentablemente, que son blanco fácil de otros, que se esconden en sus seudónimos para descargar sus frustraciones, complejos y falta de autoestima. Les toma un tiempo entender a estos por que son acosados. Muchos recurren a contestar y luego se dan cuanta que es aun peor, por que a esta 'raza' de injuriadores los sigue una corte de seguidores, igualmente anónimos. Para los seguidores, los injuriadores son sus ídolos. Héroes de la palabra hiriente, de mala intención y el más puro deseo de lastimar.

¿Por que un anónimo se complace en ofender a otro que no lo es? Es algo que llevo estudiando por el tiempo que llevo navegando y leyendo blogs. No es tarea fácil entender la psiquis de alguien solo leyéndolo. Pero con el tiempo se va aprendiendo a ver más allá. El agresor nos hablará de cosas que quieren que su público sepa de ellos. En especial sus seguidores. Deben tener historias fantásticas para recibir comentarios halagadores. Estos comentarios se convierten en su 'alimento'. Alguien con mucho tiempo y baja autoestima intentará fascinar a su público con historias o hazañas muchas veces fantásticas o aumentadas.

¿Que hace a un anónimo complacerse en injuriar a otro que ni siquiera conoce? Muchas pueden ser las razones: el injuriado puede representar algo o alguien que odia el anónimo, quizás alguien que quiso ser y nunca logró ni logrará.

¿Que hace a alguien pasar horas enteras frente a una computadora y dedicarlas a buscar material pornográfico para complacer a su audiencia? ¿Baja autoestima? ¿Necesidad desesperada de atención? ¿Satisfacción sexual primitiva? ¿Tiene esta persona una vida sexual aceptable? ¿O tiene que satisfacerse solo con pornografía y auto estimularse? ¿Miedo a una relación real? ¿O quizás no se le facilita conseguir una pareja? ¿Problemas de ejecución? ¿Eyaculación precoz? ¿O problemas de 'tamaño' que le causan temor al rechazo o peor aun a la burla?

Lo cierto es que cada uno tiene una razón diferente. Pero esa razón nace de un motivo, un dolor o trauma, una tragedia o una idea...
Todos hemos tenido dolores, traumas tragedias o ideas, pero la mayoría no arremete, no de esta manera.
¿Por que son estos anónimos tan agresivos?
¿Que los hace embestir con tanta fuerza, con tanta furia?
¿Un trastorno de la personalidad quizás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario