10 diciembre 2009

BELLO COMO LA FLOR

*
Jacinto ~ Significa “que es bello como la flor”.
Es amable y cordial.
Puede resolver cualquier problema que se le presente con mucho ánimo.
Su número de la suerte es el 2.
*

***

De Apolo no puede decirse que tuviese una gran fortuna en el amor, pese a tratarse de un paradigma de belleza masculina, virtuosismo musical y literario e inteligencia.
De hecho, la mayor parte de las historias amorosas de este dios cuyos oráculos eran de los más famosos en Grecia (el santuario en el que estos se emitían se encontraba en Delfos y a él acudían gentes de toda la Hélade) culminaron trágicamente.
Apolo se relacionó tanto con mujeres como con muchachos y, entre estos últimos, cabe destacar al joven Jacinto, protagonista de una leyenda hermosa y dramática.
Jacinto era un bello jovencito espartano; la identidad de sus progenitores varía según la leyenda, pero las fuentes coinciden en que procedía de Esparta.
El dios Apolo se enamoró de él y lo convirtió en su amado.
La tragedia no tardó en abatirse sobre ellos pues, cierto día en el que ambos jugaban a lanzarse el disco, éste impactó accidentalmente en la cabeza del muchacho, que cayó muerto al suelo sin que su amante pudiese hacer nada para evitarlo.
En otra versión, fue el dios Céfiro quien, agraviado por el rechazo del adolescente a sus requerimientos amorosos, desvió la trayectoria del disco y mató a Jacinto.
De su sangre brotó una flor, el primer jacinto.
Jacinto se convirtió en objeto de culto en Esparta.
Se celebraban fiestas en su honor todos los años, las Jacintias.
Por otra parte, su historia de amor con Apolo y su fallecimiento para renacer luego como una flor han sido interpretados por algunos mitógrafos como un símbolo del final de la adolescencia y el inicio de la edad adulta en un muchacho.
A esto hay que añadir que nos encontramos así mismo ante un reflejo del amor ideal visto por los griegos, entre el hombre adulto (erastés) que educa e instruye en las cuestiones de la vida al muchacho (erómeno).
Ovidio narró de esta manera el mito de la muerte de Jacinto en su obra Metamorfosis, libro X, versos 162-219:
"A ti también, Amiclidia, te habría colocado Febo en el cielo, si los tristes hados le hubieran dado tiempo a colocarte; en lo posible, eres sin embargo eterno y, cuantas veces la primavera rechaza al invierno y Aries sucede al lluvioso Piscis, tantas veces naces tú y las flores en el verde césped.
A ti mi padre te amó más que a todos y Delfos, situada en medio del mundo, se vio privada de su patrón, mientras el dios frecuentaba el Eurotas y Esparta sin murallas.
Ni las cítaras ni las flechas gozan de su favor: olvidándose de sí mismo, no rehúsa llevar las redes, sujetar los perros o acompañarte por las cumbres de una abrupta montaña, alimentando sus llamas con un largo trato.
Y ya Titán casi estaba en medio de la noche que viene y la pasada, distando de las dos igual espacio: alivian los cuerpos de vestidos, brillan por el juego de aceite grasiento e inician una competición con el ancho disco, que Febo, tras equilibrarlo, lanzó el primero a los aires celestes y hendió con su peso las nubes que se interponían; volvió a caer tras largo tiempo el peso en tierra firme, exhibiendo una técnica unida a la fuerza.
Al punto, el Tenárida, imprudente y estimulado por la pasión del juego, se apresura a recoger el disco, pero la dura tierra, tras repeler a aquél con el peso, lo lanza contra tu rostro, Jacinto.
El mismo dios palidece igual que el joven, recoge los miembros caídos, reanimándote unas veces, secando otras tus funestas heridas o sosteniendo otras el aliento vital que huye aplicándote hierbas: de nada sirve la técnica, la herida es incurable.
Como si alguien e un jardín regado destrozara violetas, adormideras y lirios erizados de leguas azafranadas, aquéllas, marchitas, de repente dejan caer su cabeza pesada, no se sostienen y contemplan la tierra con su cima, así yace el rostro del moribundo, y la cerviz, sin fuerzas, es una carga para sí misma y se recuesta sobre su hombro.
'Te marchas, Ebálida, despojado de tu primera juventud', dice Febo, 'y veo tu herida, mi culpa.
Tú eres mi dolor y mi crimen; mi diestra ha de ser inscrita con tu muerte: yo soy el responsable de tu final.
Pero, ¿cuál es mi culpa?
A no ser que a jugar se le pueda llamar culpa, a no ser que también a amar se le pueda llamar culpa.
¡Y ojalá se me permitiera entregar mi vida en tu lugar o contigo!
Pero puesto que debemos cumplir la ley del destino, siempre estarás conmigo y quedarás en el recuerdo de mi boca.
En tu honor sonará la lira pulsada por mi mano, en tu honor sonarán mis versos y como nueva flor imitarás mis gemidos.
Y llegará un día en que un héroe muy valiente se añada a esta flor y sea leído en la misma hoja'.
Mientras la verídica boca de Apolo expone tales hechos, he aquí que la sangre, que derramada en la tierra había marcado la hierba, deja de ser sangre y más brillante que la púrpura de Tiro nace una flor, tomando la forma de los lirios, si no fuera porque éstos tendrían un color de púrpura y aquéllos de plata.
No es suficiente esto para Febo (en efecto, él es el responsable del honor): él mismo graba sus gemidos en las hojas y la flor tiene la inscripción de AIAI, trazándose letras de luto.
Y Esparta no se avergüenza de haber engendrado a Jacinto; su culto perdura todavía, y cada año retornan las Jacintias para ser celebradas según las antiguas costumbres con una procesión".
***
Jacinto era el hijo de Clío y Pierus, rey de Macedonia.
Según el mito, Jacinto y su amante el dios Apolo estaban jugando a lanzarse el disco el uno al otro, cuando Apolo para demostrar su poder e impresionar a Jacinto lo lanzó con todas sus fuerzas.
Jacinto, para a su vez impresionar a Apolo intentó atraparlo, fue golpeado por el disco y cayó muerto.
Otra versión del mito dice que el responsable de la muerte de Jacinto fue el dios del viento Céfiro, quien a causa de los celos desvió el disco con la intención de matar a Jacinto.
De la sangre derramada por el joven, Apolo hizo brotar una flor, el Jacinto.
Uno de los mitos conservados en los que Zéfiro aparece más prominentemente es el de Jacinto, un hermoso y atlético príncipe espartano.
Zéfiro se enamoró de él y le cortejó, al igual que Apolo.
Ambos compitieron por el amor del muchacho, pero éste eligió a Apolo, haciendo que Zéfiro enloqueciera de celos.
Más tarde, al sorprenderlos practicando el lanzamiento de disco, Zéfiro sopló una ráfaga de viento sobre ellos, haciendo que el disco golpease al muchacho en la cabeza al caer.
Cuando Jacinto murió, Apolo creó la flor homónima con su sangre.
Este es el lamento del dios por la muerte de su amor, escrito por Ovidio:
¡Te mueres en la flor de la juventud!
¡Y he sido yo, amado Jacinto el culpable por atender a tus ruegos!
¡No puedo mirarte la herida mortal sin ver en mi mano como una mancha de sangre!
¡Mi único consuelo es el pensar que me ha movido el amor inmenso que te tengo!
¡Ojalá pudiera dar mi existencia por la tuya o morir contigo!
Pero... mi lira no cesará de cantarte... y tu sangre formará una flor parecida a la azucena, excepto en el color, que siempre me recordará mi dolor con lágrimas.
***

***

ENTRE A TU

20 octubre 2009

11 septiembre 2009

The Goddess Art of Jonathon Earl Bowser


GABRIELA MISTRAL ~ BESOS


Hay besos que pronuncian por sí solos la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada hay besos que se dan con la memoria.
***
Hay besos silenciosos, besos nobles hay besos enigmáticos, sinceros hay besos que se dan sólo las almas hay besos por prohibidos, verdaderos.
***
Hay besos que calcinan y que hieren, hay besos que arrebatan los sentidos, hay besos misteriosos que han dejado mil sueños errantes y perdidos.
***
Hay besos problemáticos que encierran una clave que nadie ha descifrado, hay besos que engendran la tragedia cuantas rosas en broche han deshojado.
***
Hay besos perfumados, besos tibios que palpitan en íntimos anhelos, hay besos que en los labios dejan huellas como un campo de sol entre dos hielos.
***
Hay besos que parecen azucenas por sublimes, ingenuos y por puros, hay besos traicioneros y cobardes, hay besos maldecidos y perjuros.
***
Judas besa a Jesús y deja impresa en su rostro de Dios, la felonía, mientras la Magdalena con sus besos fortifica piadosa su agonía.
***
Desde entonces en los besos palpita el amor, la traición y los dolores, en las bodas humanas se parecen a la brisa que juega con las flores.
***
Hay besos que producen desvaríos de amorosa pasión ardiente y loca, tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca.
***
Besos de llama que en rastro impreso llevan los surcos de un amor vedado, besos de tempestad, salvajes besos que solo nuestros labios han probado.
***
¿Te acuerdas del primero…? Indefinible; cubrió tu faz de cárdenos sonrojos y en los espasmos de emoción terrible, llenaron sé de lágrimas tus ojos.
***
¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso te vi celoso imaginando agravios, te suspendí en mis brazos… vibró un beso, y qué viste después…? Sangre en mis labios. Yo te enseñe a besar: los besos fríos son de impasible corazón de roca, yo te enseñé a besar con besos mío sin ventados por mí, para tu boca.
*****

A mi me gustan todo tipo de besos, de esos que se dan con el corazón.
Uno para todos, desde mi corazón.

22 mayo 2009

SOMOS ANGELES



Angel de la Guarda

Un ángel de la guarda es un espíritu que se cree que protege y dirige a una persona particular. La noción de “ángel de la guarda” y de su jerarquía fue desarrollado extensamente durante el siglo V AC. por Pseudo Dionisio Aeropagita.
La creencia ortodoxa contemporánea sostiene que los ángeles de la guarda protegen el cuerpo y elevan rezos a Dios, a la manera de intermediarios. El calendario de santos de la Iglesia Católica incluye un recordatorio a estos seres celestiales, celebrado el 2 de octubre
Los cristianos creen que los ángeles de la guarda protegen cualquier persona o vivienda a pedido del propio Dios, sin embargo, la creencia de que Dios envía un espíritu para observar a cada individuo era común en la filosofía griega clásica; Platón se refiere a ella en el Fedón, 108. De manera similar, esta mención aparece en el Antiguo Testamento, aunque no se delinea con especificidad. En el Libro de Daniel, los ángeles parecen ser asignados a ciertos países. Enoc 100:5 –parte de cuya escritura está inspirada en los documentos de la Iglesia Etíope Ortodoxa de Tewahedo– manifiesta que los hombres justos gozan de ángeles protectores. En Hechos 12:15 aparece otra alusión a tal creencia, mientras que en Mateo 18:10, Jesús explica que existen ángeles de la guarda que cuidan a los niños: Nunca los desdeñen; les digo que tienen sus ángeles de la guarda en el cielo, que miran continuamente al rostro divino de mi padre. (Nueva Biblia Inglesa.)

ORACIÓN AL ÁNGEL DE LA GUARDA

La oración habitual de los cristianos a su ángel de la guarda es la siguiente:
Angel de la guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que descanse en los brazos, de Jesús, José y María. Amén.
Que cada alma individual tiene un ángel de la guarda nunca ha sido definido por la Iglesia, por lo tanto, no es un artículo de la Fe. Sin embargo así se lo considera, tácitamente, tal como San Gerónimo expresó: cómo será de grande la dignidad del alma para que cada uno tenga desde su nacimiento un ángel de la guarda asignado por Dios.
La Fe en la existencia de estos custodios se remonta a la Antigüedad: paganos como Plutarco y neoplatónicos como Plotino sostuvieron esta tesis. Era también la creencia de babilónicos y asirios, tal como sus monumentos atestiguan. En la Biblia, esta doctrina es claramente perceptible y su desarrollo está textualmente expresado. En Génesis 28-29, los ángeles no sólo actúan como los ejecutores de la cólera de Dios sino que salvan a Lot del peligro; en Éxodo 12-13 un ángel es el líder designado para conducir a Israel, y en 32:34, Dios dice a Moisés: Mi ángel irá contigo.
La doctrina del Antiguo Testamento concibió a los ángeles como ministros de Dios que realizan sus órdenes. Incluso los niños pequeños tienen ángeles de la guarda, y se considera que estos mismos ángeles tienen que satisfacer una misión en la Tierra.
Entre las menciones que el Nuevo Testamento hace de la doctrina de los ángeles de la guarda, podemos recordar al ángel que socorrió a Cristo en el jardín, y al ángel que liberó a San Pedro de la prisión. Hebreos 1:14 manifiesta más claramente esta creencia, explicando que su función es conducir a los hombres al Reino de los Cielos.
La tercera jerarquía de los ángeles, como explicaremos más adelante, se encuentra compuesta por principados, ángeles y arcángeles. Estos últimos son tres: San Miguel, San Gabriel y San Rafael. Su fiesta canónica se celebra el día 29 de septiembre.
El significado del nombre Rafael es "el que sana". Es un arcángel que se encuentra siempre cerca de los hombres para ayudarlos a paliar su dolor. Aparece su mención en las Sagradas Escrituras, en Tobías 12:6, 15. Generalmente se lo dibuja con vestimenta de peregrino, llevando un bastón y una vasija de agua. Además, las representaciones suelen incluir el pez del cual consiguió la hiel necesaria para sanar al padre de Tobías.

04 mayo 2009

ESTRELLA DE DAVID


Si la Estrella de David es un símbolo oculto, entonces lo es cada copo de nieve — aquellas estrellas de seis puntas delicadas que glorifican al Creador en una miríada de formas. En el hebreo, la Estrella de David es llamada el Escudo de David porque está arreglada de dos escudos triangulares que están uno encima del otro.
En el tiempo de David, alrededor 1000 A.C., esta era una forma común para los escudos militares. La representación más antigua de una Estrella de David todavía existente aparece en un sello del 7o siglo. La Estrella de David en la sinagoga en Capernaúm data del 350 DC. Hay muchas teorías sobre el sentido de la Estrella de David. Por ejemplo, porque un triángulo señala abajo y el otro hacia arriba, unos lo ven como la unión del mundo visible e invisible, es decir, Dios que se acerca a los hombres, y los hombres a Dios.
Otros ven a las seis formas triangulares externas como la representación de los seis días laborables, con el Shabbat (el sábado) - el día de descanso — en el centro. La Estrella de David también es conocida como “la Estrella del Mesías” porque la Biblia dice que una estrella se levantará de Jacob (Números 24:17). Durante los siglos, los Judíos han estado esperando por la Estrella del Mesías de la casa de David, que es de dónde el nombre de la Estrella de David vino.
Porque Yeshúa (Jesús) era de la Casa de David, la Estrella de David sirvió como un símbolo a los Cristianos tempranos de su vínculo con sus hermanos judíos (representados por un menorah [candelabro]), y los Gentiles Cristianos (representados por el Ichthys [pescado]). Ellos citaban Revelación 22:16:
“Jesús, he enviado a Mi ángel para declararles estas cosas en las iglesias. Soy la raíz y el descendiente de David, la estrella resplandeciente de la mañana.”
En la religión cultica de los egipcios, la Estrella de David era completamente desconocida. No fue sino hasta 2,500 años después de su inicio que comenzó a ser empleada mal para otros objetivos. En 1600 DC, la Estrella de David vino a estar asociada con grupos ocultos. Los Rosacruces y los Cabalistas (místicos judíos) adoptaron primero el símbolo, y ellos fueron seguidos de los Francmasones (1717) y el Illuminati (1776).
Desde entonces, la cruz, el nombre de Dios (YHWH), la misa Católica, y la Oración del Señor también han sido usurpados para prácticas culticas. Durante el reinado del Tercer Reich en Alemania, la Estrella de David fue etiquetada como un símbolo oculto. Este hizo que muchos cristianos se abstuvieran de tratar de salvar a Judíos porque ellos no quisieron venir bajo las influencias ocultas de la estrella de David que ellos llevaron puestos.
La Estrella de David no es, ni símbolo oculto, ni uno de redención, con poderes “mágicos” para salvar. Esta estrella es simplemente un símbolo que representa el renacimiento de la nación de Israel de acuerdo con las promesas de Dios. Cuando los sabios “vieron la estrella, ellos se alegraron mucho con gran alegría” (Mateo 2:10); esto los alertó de la venida del Mesías. Del mismo modo, la estrella en la bandera de Israel anuncia la (segunda) venida del Mesías.
Símbolo Antiguo: Esta Estrella antigua de David fue encontrada en Capernaúm bíblico en el Mar de Galilea
Símbolo en la Nieve: el copo de nieve es una estrella de seis puntas.

EL ARCO IRIS

El arco iris es un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un espectro de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas partículas de humedad contenidas en la atmósfera terrestre. La forma es la de un arco multicolor con el rojo hacia la parte exterior y el violeta hacia la interior. Menos frecuente es el arco iris doble, el cual incluye un segundo arco más tenue con los colores invertidos, es decir el rojo hacia el interior y el violeta hacia el exterior.
A pesar de que el arco iris muestra un espectro continuo de colores, comúnmente se suele aceptar como seis los colores que lo conforman, los cuales son el rojo, naranja, amarillo, verde, azul, y violeta producto de la descomposición de frecuencias de la luz, y es formado por los 3 colores primarios y los 3 secundarios, aunque tradicionalmente se habla de 7 colores, incluyendo el añil entre el azul y el violeta.





Dijo Dios a Noé y a sus hijos con él: «He aquí que yo establezco mi alianza con vosotros, y con vuestra futura descendencia, y con toda alma viviente que os acompaña: las aves, los ganados y todas las alimañas que hay con vosotros, con todo lo que ha salido del arca, todos los animales de la tierra. Establezco mi alianza con vosotros, y no volverá nunca más a ser aniquilada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra».
Dijo Dios: «Esta es la señal de la alianza que para las generaciones perpertuas pongo entre yo y vosotros y toda alma viviente que os acompaña: Pongo mi arco en las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra. Cuando yo anuble de nubes la tierra, entonces se verá el arco en las nubes, y me acordaré de la alianza que media entre yo y vosotros y toda alma viviente, toda carne, y no habrá más aguas diluviales para exterminar toda carne».

Arcum meum ponam in nubibus, et erit signum fœderis inter me et inter terram.
(Pongo mi arco en las nubes, y servirá de señal de la alianza entre yo y la tierra).

Asi pues, según el relato bíblico el Arco Iris es la señal de la alianza entre Dios y la humanidad y muestra de la voluntad divina de que, en virtud de su bondad y paciencia, no volverá a enviar a la tierra otro
Diluvio Universal.
Pero si ésta es la explicación bíblica del fenómeno óptico, en el campo de la mitología la aparición del arco nos recuerda a Iris, nombre con el que lo identificamos.
¿Quién era Iris?
Era ésta la hija de
Taumante y Electra. Pertenece a la raza de Océano, tanto por la línea paterna como por la materna. Por consiguiente, es hermana de las Harpías. Simboliza el Areco iris y, en general, la unión entre la Tierra y el Cielo, entre los dioses y los hombres, unión que el arco iris hace sensible. Suele ser representada con las y con un ligero velo que, al sol, se tiñe de todos los colores del espectro. A veces es representada como esposa de Céfiro y madre de Eros.
Iris, como Hermes, tiene a su cargo la transmisión de los mensajes, órdenes o consejos de los dioses. Se halla más particularmente al servicio de Zeus y, sobre todo, de Hera, de la cual parece casi la sirvienta. A veces, otras divinidades solicitan sus servicios.
Iris aparece citada 39 veces en la Ilíada.
Tal vez el fragmento más impactante es el del canto XXIV, 77 y ss., en el que Iris es enviada por Zeus ante Tetis, que llora el destino de su hijo Aquiles...
Así habló. Levantóse Iris, de pies rápidos como el huracán, para llevar el mensaje;
saltó al negro ponto entre la costa de Samos y la escarpada de Imbros,
y resonó el estrecho. La diosa se lanzó a lo profundo, como desciende
el plomo asido al cuerno de un buey montaraz en que se pone el anzuelo y lleva la muerte a los voraces peces.
En la profunda gruta halló a Tetis y a otras muchas diosas marinas
que la rodeaban: la ninfa, sentada en medio de ellas,
lloraba por la suerte de su hijo, que había de perecer
en la fértil Troya, lejos de la patria.
Y acercándosele Iris, la de los pies ligeros. Así le dijo:
- Ven, Tetis, pues te llama Zeus, el conocedor de los eternales decretos.
Taumante se llevó a Electra, hija de Océano
De profundas corrientes. Ésta parió a la veloz Iris
Y a las Harpías de hermosos cabellos, Aelo y Ocípeta,
Que con sus rápidas alas compiten con las ráfagas
De los vientos y con las aves; pues ya se lanzaban por los aires.
Raramente, la hija de Taumante, Iris rápida de pies,
frecuenta este lugar volando por los anchos lomos del mar.
Cuando una disputa o querella se suscita entre los Inmortales,
por si alguno de los que habitan las mansiones olímpicas falta a la verdad,
Zeus encarga a Iris que traiga de lejos el gran juramento de los dioses
en un recipiente de oro, el agua helada de mucho renombre
que fluye de un alto y escarpado peñasco.
En abundancia bajo la anchurosa tierra mana del río sagrado
por la negra noche, brazo de Océano. Una décima parte al punto queda apartada;
nueve, haciéndolos girar en plateados remolinos por la tierra y los anchos lomos del mar,
las precipita en la salada superficie. Y ésta solamente brota de aquel peñasco,
azote terrible para los dioses. El que de los Inmortales que habitan
las nevadas cumbres del Olimpo jura en vano vertiéndola,
queda tendido sin respiración hasta que se cumple un año;
y no puede acercarse a la ambrosía, el néctar ni alimento alguno,
sino que yace, sin aliento y sin voz, en revestidos lechos
y le cubre un horrible sopor.
Luego, cuando termine esta terrible enfermedad al cabo de un año,
otra prueba aún más dura sucede a aquélla;
por nueve años está apartado de los dioses sempiternos
y nunca puede asistir al Consejo ni a los banquetes durante esos nueve años;
al décimo, otra vez participa en las asambleas de los Inmortales que habitan las mansiones olímpicas.
¡Tal juramento hicieron los dioses al agua imperecedera y antiquísima
de la Estigia que atraviesa una región muy áspera!
Las traducciones de Hesíodo son de Aurelio Pérez Jiménez, en Gredos...

En la tragedia Heracles de Eurípides encontramos a Iris en el cuarto episodio (versos 821 y siguientes). Ella y Lisa han llegado a traer la locura al héroe tebano.

En el Idilio XVII de
Teócrito, versos 134 y siguientes, vemos a Iris preparar el lecho nupcial para Zeus y Hera, recién casados:
Así se realizaron las bodas sagradas de de los inmortales
A quienes dio a luz la poderosa Rea como reyes del Olimpo.
Y un lecho prepara para que duerman a Zeus y Hera
Tras haberse perfumado las manos la todavía virgen Iris.

En la Eneida de Virgilio (IV, 694 y siguientes) podemos leer algo sobre las alas polícromas de Iris en el episodio de la muerte de Dido:
Entonces Juno todopoderosa, apiadada de un dolor tan largo
y de una muerte difícil a Iris envió desde el Olimpo
a quebrar un alma luchadora y sus atados miembros.
Que, como no reclamada por su sino ni par la muerte se marchaba
la desgraciada antes de hora y presa de repentina locura,
aún no le había cortado Prosérpina el rubio cabello
de su cabeza, ni la había encomendado al Orco Estigio.
Iris por eso con sus alas de azafrán cubiertas de rocío
vuela por los cielos arrastrando contra el sol mil colores
diversos y se detuvo sobre su cabeza.
«Esta ofrenda a Dite
recojo como se me ordena y te libero de este cuerpo».
Esto dice y corta un mechón con la diestra: al tiempo todo
calor desaparece, y en los vientos se perdió su vida.

02 mayo 2009

REVISTAS ~ La erótica del cuero


La cultura gay se caracteriza por su dinamismo y su constante búsqueda de formas de identidad propias. Una de las vertientes surgidas de dicha búsqueda, que destaca particularmente, es la cultura del cuero, la cual empezó a ser visible en Estados Unidos en la década de los 40. Apareció con un claro distintivo de formas y códigos, utilizados para enmarcar el concepto tradicional de masculinidad.
Se asocia esta estética con el periodo inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. Especialmente en lo relacionado con los motociclistas de esa etapa, la disciplina, la jerarquía, la indumentaria, las insignias... Además añade otros elementos simbólicos de la virilidad como son el vello corporal (bigote, barba, pelo en pecho...), la fuerza física, la musculatura...
En un principio se intentaba, especialmente, alejarse del estereotipo mediático empleado para representar al homosexual. En éste se le situaba como un hombre afeminado, frágil, delicado... Recordemos que en aquella época (de la cual no ha pasado demasiado tiempo) era bastante común para las personas homosexuales mantenerse en el armario. Por lo tanto, eran los homosexuales más afeminados quienes tenían mayores problemas para mantener su orientación sexual en secreto y así eludir los ataques homofóbicos consecuentes. Hay quienes opinan que la cultura 'leather' surgió como reacción a todo esto.
En la actualidad, la cultura del cuero es más visible en las comunidades homosexuales y a menudo está asociada a los gays, con sus bares, clubes, saunas, discotecas... Sin embargo, también se ve reflejada entre diversos colectivos. Muchas personas asocian la cultura del cuero con las
prácticas BDSM (Ataduras-Disciplina, Dominación-Sumisión, Sadismo-Masoquismo) y sus subculturas. Para otras personas, el llevar ropa de cuero negro es una moda erótica que expresa una masculinidad acentuada y que puede representar la apropiación del poder sexual. Asimismo, para algunas personas simboliza el amor por las motocicletas y la independencia, así como el morbo sexual y el fetichismo por el cuero. Para otros más el cuero es como una segunda piel.
Una novela sobre la cultura leather es 'Cruising' de Jay Green, que fue llevada al cine.
La película, con Al Pacino como protagonista, refleja clara y crudamente la cultura 'leather' de los años 70 en Nueva York. En cuanto a personajes conocidos surgidos de esta cultura, está Glenn Hughes, uno de los integrantes del grupo Village People, quien cumple perfectamente con el estereotipo. Por otra parte, el ilustrador gráfico Tom de Finlandia hizo de la cultura 'leather' la inspiración de su prolífica obra, la cual ha recorrido el mundo entero. En una cultura como ésta no podía faltar la figura de Mister Leather, un certamen internacional en el que anualmente se elige a un representante de la cultura del cuero.
¿Tienes alguna relación con la cultura del cuero?

¿Cuál es tu interpretación de ella?
¿Y tu experiencia al respecto?
¿Qué opinas de la cultura del cuero?
¿Te parece erótico el cuero?